Coronavirus: Cómo trabajar correctamente desde casa (WFH)

Empresas de todo el mundo han implementado trabajo remoto obligatorio. Ya sea que sea un novato o un veterano del trabajo desde casa (WFH, por sus siglas en inglés), esto es lo que debe hacer para mantenerse productivo.

Algunos empleados trabajarán desde su casa por primera vez, lo que significa descubrir cómo mantenerse en una tarea en un nuevo entorno que puede no prestarse a la productividad. Pero hay formas de entregar resultados y evitar volverse loco, desde configurar un buen espacio de trabajo hasta la forma en que habla con su equipo.

Poner a tope la comunicación

Coronavirus o no, la clave para trabajar desde casa es una comunicación clara con tu jefe, y saber exactamente lo que se espera de ti.

Es primordial tener expectativas claras diariamente, es preferible tener una reunión de diez minutos al iniciar y al concluir el día aunque sea por llamada telefónica.

Es posible que los gerentes no estén acostumbrados a administrar personas virtualmente, o que las empresas no tengan un conjunto de herramientas listas para usar para trabajadores remotos, como la aplicación de chat Slack o la aplicación de videoconferencia Zoom.

Incluso para aquellos acostumbrados, trabajar desde casa puede sentirse desestructurado y aislado. El año pasado, un estudio de 2,500 trabajadores remotos realizado por la agencia de desarrollo de marca en línea Buffer descubrió que la soledad era el segundo desafío más reportado, experimentado por el 19% de los encuestados. La soledad puede hacer que las personas se sientan menos motivadas y productivas.

Entonces, cuando te comunicas con tu jefe y equipo desde casa, te ayuda si la mayor cantidad posible puede ser una comunicación «más rica» cara a cara e instantánea como: Skype o Zoom.

Los mejores trabajadores remotos se comunicarán regularmente con compañeros de trabajo y gerentes a través de una variedad de herramientas.

Trátalo como un trabajo real

Si no tienes una oficina en casa, haz todo lo que puedas para crear un espacio ad hoc y personalizado exclusivamente para el trabajo. Quienes no tienen un espacio bien equipado puede crear una disminución de la productividad.

La solución podría ser algo tan simple como mover una mesita de noche a una esquina lejos de las distracciones, acomodar su computadora y sentarse en una silla vertical, como lo haría en el escritorio de su oficina.

Es importante crear límites dentro del hogar que los demás miembros de la familia entiendan.

Con un espacio de trabajo dedicado donde puedas concentrarte, se vuelve más fácil desbloquear los beneficios del trabajo remoto. En una encuesta de 7,000 trabajadores realizada el año pasado por FlexJobs, el 65% dijo que son más productivos trabajando desde casa, citando beneficios como: menos interrupciones de colegas, políticas de oficina mínimas y menos estrés por los desplazamientos.

Sin embargo, también es importante poner límite a la jornada laboral. En la encuesta de Buffer, la queja más citada del WFH fue la incapacidad de desconectarse después del trabajo. Si no puedes trasladarte o entrar y salir de una oficina física (límites muy claros para marcar inicio y fin de la jornada laboral) se recomienda mantener «segmentos psicológicos» que pueden ayudarte a tener la mentalidad correcta: un café de 20 minutos por la mañana para abrir la jornada y luego hacer ejercicio justo después del trabajo para cerrar el día.

Evita sentirte aislado

Aun así, incluso con estas herramientas, la naturaleza forzada y abrupta de la transición de una oficina a un entorno hogareño podría hacer que algunos batallen por acostumbrarse al cambio.

«El coronavirus está empujando a todos a este tipo de trabajo extremo desde su hogar», dice Nicholas Bloom, profesor de economía en la Universidad de Stanford en California, quien ha dado charlas TED sobre el trabajo remoto. Él dice que hay dos tipos de trabajo desde casa: trabajo a corto plazo u ocasional desde casa, y trabajo permanente o de tiempo completo desde casa. «Es como comparar el ejercicio ligero con el entrenamiento de maratón», dice.

Esto último todavía es bastante raro: Bloom dice que solo el 5% de la fuerza laboral de los EE. UU., por ejemplo, informa que son trabajadores remotos a tiempo completo. Con el coronavirus, no está claro cuánto tiempo las personas estarán en casa, lo que plantea problemas adicionales. Los padres, por ejemplo, encontrarán más trabajo si los niños están en casa porque las escuelas están cerradas, lo que significa que la comunicación cercana con los gerentes, que deberán ser comprensivos, es vital.

El aislamiento prolongado también podría tener un impacto potencial en la moral y la productividad. Es por eso por lo que Larson sugiere que los equipos intenten mantener una apariencia de normalidad y camaradería de maneras poco convencionales, como fiestas virtuales u horas felices remotas donde las personas comparten una bebida en Slack o Skype. También se pueden celebrar los cumpleaños o realizar conversaciones casuales o de pasillo.

Mantén el buen ánimo

Entre más esfuerzo realices para mantenerte en contacto con tus compañeros, más posibilidades tienes de evitar sentimientos de aislamiento, los cuales te podrían llevar a la depresión.

La situación es ya estresante y posiblemente dolorosa, pero soportable. El panorama cambia si la situación se extiende a dos o tres meses como algunos expertos anuncian.

Posibles soluciones son mantener tanta interacción cara a cara en línea como sea posible a través de videollamadas, revisiones periódicas de los gerentes, especialmente a aquellos empleados que viven solos y podrían sentirse más aislados, y reuniones regulares sin agenda, como tomar café o una bebida.

Si eres es un gerente, te corresponde solo a ti proporcionar una comunicación clara y mantener la moral alta.


Traducido y adaptado por Alfredo Mario Mejía Ramírez

Artículo original: Lufkin, B. (2020). Coronavirus: How to work from home, the right way.

 104 total views,  4 views today