Consejos de psicólogos para nuevos trabajadores remotos

A medida que los empleadores cierran oficinas para desacelerar la propagación de COVID-19, aquí hay consejos de psicólogos industriales y organizacionales sobre cómo los gerentes y los empleados pueden trabajar de manera más efectiva durante este periodo.

Los empleadores están luchando por establecer protocolos para el trabajo remoto. Serán necesarios teletrabajadores productivos para mantener la economía en marcha mientras las empresas se esfuerzan por mantener la continuidad del negocio. Y mantenerse comprometido con el trabajo diario podría ser una fuente importante de estimulación para individuos aislados. Pero la rápida transición a una economía de trabajo remoto no será fácil para todos.

«Incluso si es un trabajador remoto regular, este no es un momento normal», dice Ravi Gajendran, PhD, profesor de administración en la Universidad Internacional de Florida. «Lo primero que hay que reconocer es que el trabajo en sí puede sentirse diferente que antes».

Por un lado, los empleados pueden tener hijos u otros miembros de la familia en el hogar que requieren atención. Pueden estar preocupados por su salud, la salud de sus padres y abuelos, o la seguridad de sus ingresos. Si están confinados en su hogar, pueden sentirse inquietos o frustrados.

«Los líderes deben reconocer que los empleados están pasando por muchas cosas», dice Gajendran. «No es solo un trabajo como de costumbre, sino que se realiza de forma remota: es un trabajo que se realiza de forma remota mientras se trata de lo que puede parecer una crisis existencial».

A lo largo de esta abrupta transición, los estudios psicológicos ofrecen información sobre cómo trabajar desde casa, tanto para quienes son teletrabajadores por primera vez como para los trabajadores remotos experimentados que hacen malabares con las nuevas demandas.

“Este es un momento decisivo para el teletrabajo. Su popularidad ha estado creciendo durante años, y la necesidad urgente provocada por esta pandemia nos ofrece la oportunidad de aprender de lecciones anteriores para continuar trabajando productivamente durante la crisis», dice el psicólogo industrial / organizacional Timothy Golden, PhD, de la Escuela Lally de Gestión en el Instituto Politécnico Rensselaer en Troy, Nueva York. «No es un momento de pánico, sino más bien un momento para aprovechar las lecciones que hemos estado aprendiendo y darles un buen uso».

Estos son algunos consejos para ayudar a los gerentes y empleados a trabajar de manera efectiva mientras las medidas de aislamiento social siguen vigentes.

Minimizar las distracciones

Comienza eligiendo un espacio de trabajo separado de los ruidos y la actividad del hogar, idealmente una habitación con una puerta que puedas cerrar. Luego, trabaja para distanciarte mentalmente de esas perturbaciones y poder participar plenamente en las tareas laborales. Golden recomienda hablar con los miembros de la familia para establecer horas de silencio comunes y períodos de descanso, así como qué circunstancias justifican una interrupción del tiempo de trabajo.

Por supuesto, el estrés en torno a la pandemia puede dificultar la concentración. Asegúrate de crear momentos libres de noticias e información para desconectarte de la crisis y recargarte, por ejemplo, leyendo un libro o saliendo a caminar. También puedes pasar unos minutos al comienzo de cada día pensando en por qué el trabajo que estás haciendo es importante para tus clientes, compañeros de trabajo y tu organización.

«Por ejemplo, ahora estoy enseñando mis clases en línea», dice Gajendran. «Esta no es solo una oportunidad para que mis alumnos aprendan, sino también un respiro de la interrupción continua en sus vidas, y una forma de que tengan una sensación de control».

Para aquellos que hacen malabarismos con el trabajo y las responsabilidades de cuidado de niños, Gajendran sugiere comunicar esos desafíos a colegas y supervisores, dividir los momentos en que las distracciones son mínimas, como las mañanas tempranas o las tardes, para hacer su trabajo más importante y coordinar con un cónyuge o pareja en el cuidado de niños cuando sea posible.

Establecer metas y límites

Establece metas diarias para las tareas que deseas lograr o proyecta hitos para alcanzar, trabajando con un gerente para establecer objetivos cuando sea necesario. Considera compartir esos objetivos con compañeros de trabajo o familiares.

«A veces, hacer compromisos públicos con los demás sobre lo que lograrás ese día te ayuda a rendir cuentas», dice Golden.

Los estudios muestran que los trabajadores remotos tienden a registrar más horas que sus contrapartes en la oficina y experimentan una confusión de límites entre su hogar y su vida laboral.

«Cuando trabajas desde una oficina, hay un horario natural de inicio y fin», dice Gajendran. «Es importante tener límites y rutinas similares para el trabajo remoto».

Procura cumplir con el mismo horario todos los días y, si es posible, deja de revisar los mensajes y el correo electrónico cuando termine tu jornada laboral.

Hacer un plan de comunicación

Tanto los empleados como los gerentes deben ser proactivos en la comunicación sobre las expectativas de desempeño y cualquier dificultad que surja. Si tienes problemas para ejecutar tareas debido al nuevo acuerdo de trabajo, por ejemplo, debido a una mala conexión a Internet o una señal de teléfono celular, infórmaselo a tu gerente.

Los psicólogos también recomiendan crear un plan para la frecuencia y el modo de comunicación entre colegas.

«Uno de los aspectos que a menudo se pasan por alto para los gerentes de nuevos teletrabajadores es que no elaboran arreglos específicos para cuándo y cómo continuará fluyendo la comunicación», dice Golden.

Si estás compartiendo información, informes o análisis, el correo electrónico puede ser la mejor manera de comunicarse. Pero si estás trabajando con un equipo para dar sentido a la información compartida compleja, programa una llamada telefónica o una videoconferencia para discutir. El uso de medios sincrónicos probablemente será más rápido y menos propenso a interpretaciones erróneas, dice Gajendran.

Buscar conexión social

Los teletrabajadores tienden a experimentar aislamiento social y profesional en comparación con los empleados que trabajan en la oficina de una empresa. Esos sentimientos de soledad probablemente empeorarán ahora, ya que las medidas de «distanciamiento social» también separan a millones de trabajadores de sus sistemas de apoyo social en persona fuera del trabajo.

«Mantenerse conectado con otros compañeros de trabajo, gerentes y clientes es primordial para el teletrabajo exitoso», dice Golden. «Si bien puede ser tentador pensar en ti mismo como una isla que trabaja desde su hogar, los teletrabajadores deben proporcionarse un sistema de apoyo social y profesional para que el tejido social que se produce en el lugar de trabajo corporativo se reproduzca lo más posible cuando se trabaja de forma remota.»

Los gerentes pueden brindar oportunidades de conversación informal durante las conferencias telefónicas o de video para que los empleados puedan continuar construyendo relaciones de trabajo saludables y de apoyo. Una empresa también puede crear un espacio de mensajería en línea designado para charlas relacionadas con el coronavirus y otras charlas, incluidas noticias y actualizaciones de la oficina, historias personales y solicitudes de suministros u orientación.


Traducido y adaptado por Alfredo Mario Mejía Ramírez

Artículo original: Greenbaum, Z. (2020). Psychologists’ advice for newly remote workers.

 185 total views,  4 views today